Mis deudas con Patricia Verdugo

Esta mañana desperté con la inesperada noticia de la muerte de Patricia Verdugo. Como muchos, creo que pasaba mis días confiando en que había Patricia para rato y no me detuve, cuando pensé en ella, a llamarla, a preguntar cómo estaba. No alcancé a decirle que la quería y lo mucho que su forma de vivir la vida y el periodismo significó para mí. No alcancé a agradecerle. Y ahora ya es tarde. Aunque no alivia la falta, al menos puedo compartir con ustedes algunas lecciones que ella me enseñó. Primero que nada, la generosidad de los grandes. Aunque no nos conocíamos en persona, Patricia fue una de las primeras en expresarme su solidaridad cuando tuve que salir de Chile por la censura al Libro Negro... Lo suyo no fueron sólo palabras formales. Me dio ideas y consejos más que útiles. De visita en Estados Unidos, se dio tiempo para pasar una tarde conmigo. Hablamos como viejas amigas, de todo y sin máscaras. Varias cosas me impactaron ese día, pero entre todas, la pasión con que ella vivía y disfrutaba la vida. Y una lección periodística que me enseñó y que luego compartí con mis alumnos, cuando hacía clases: la verdadera independencia periodística es la independencia económica. No se puede ser independiente si hay dividendos que cubrir a fin de mes. Hay que vivir de lo que se gana y con lo que se gana. Es una lección dura de practicar hoy en día y debo confesar que no siempre he podido seguirla al pie de la letra, pero sí estoy convencida de la validez del principio. Y doy fe de que Patricia sí era fiel a lo que predicaba.

Después de aquella deliciosa tarde, Patricia y yo nos encontramos en México y en Chile, a mi regreso, en algún café, en su casa, en el lanzamiento de algún libro y seguíamos conversando. Ella siempre estuvo disponible para las oleadas de alumnos que yo le enviaba periodódicamente para que la entrevistaran y se maravillaran con su trabajo y con sus ideas. También, generosamente, nos ayudó en más de una ocasión en los reportajes que plublicamos en el Plan B. Un día le perdí el rastro. Me sumergí en mis preocupaciones y actividades, confiando ilusamente en que en cualquier día me la encontraba en un café y podíamos retomar nuestra conversación permanente.

Cada cierto tiempo me preguntaba en qué estará. De qué estará escribiendo. Su muerte es la última lección que me quedará de esta gran periodista -Los zarpazos del Puma es, sin duda, el precedente y la medida del trabajo que otros hemos intentado hacer después-. Es la enseñanza de que la muerte no espera a nadie, menos a mi desidia para expresarle el cariño y agradecimiento que le quedé debiendo. Voy a despedirme de Patricia pasando lista a las palabras que tengo pendientes, para enviarlas a sus destinatarias/os de inmediato.

|

Comentarios

Bucarest 187, ha sido un libro que me ha marcado mucho actualmente, puesto que se nota la dedicación con la cual se escribio y por otro lado por que me permitio conocer a Patricia Verdugo. Hoy Sabado ya de madrugada, me baja una pena enorme al saber que esta gran mujer no esta con nosotros. Cada vez que leia el libro (hace unos dias atras), imaginaba que seria de ella, en que estaria trabajando o escribiendo. 

He llegado rapido a buscar en internet sobre Patricia Verdugo, despues de haberme sumerjido recientemente en el libro cuando venia en un bus desde Temuco a Puerto Montt, y me impacto el saber que ha fallecido, pero al contrario sigue con nosotros y tatuado en sangre su nombre. Gracias Patricia Verdugo.

A mis 23 años agradezco poder tener la oportunidad de conocerte patricia. Saludos Alejandra

Responder

Hola doña Alejandra Matus. Siempre he querido conocerte o saber como

decirte todo lo que considero y estimo tu extraordinaria valentía al desnudar a los simios del Poder Judicial de hace ya l2 años!

No podia ser de otra maneras que conocieras a la sin igual Patricia

Verdugo, ya que estan hechas del mismo material, las hermanas

Corage. El viejo que te dejó con la mano estirada, es un viejo inmun-

do!!  El libro negro lo he leído dos o tres veces, ya que hay muchos

antecedentes, como el Ministro venal exonerado. Recibe un poco

tarde toda mi admiración, por todo lo que has llevado a cabo y es-

pecialmente, por la enseñanzas que le has dejado, a las generaciones

venideras. Con mucho afecto para ti!!   ignacio

Responder

a pesar de ser una fiel lectora de tus columnas y libros, nunca había leído tu página y grata fue la sorpresa al encontrarme con estas palabras para Patricia Verdugo. Recordé lo mucho que la admiro y la pena que me embargó cuando supe de su muerte, sin duda alguna, una mujer feroz y excepcional.

gracias por tu libro negro de la justicia chilena, a pesar que lo leí cuando era aun una escolar me sirvió infinitamente, sobretodo para darme cuenta que vale la pena alzar la voz ante las injsuticias.

cariños

Responder

soy una mujer de 51 años , lectora consumada , en especial de los libros de investigacion periodistica , siempre insto a mis hijos y nietos a leer y saber que sucedio en este pais , para que no olviden que el presente y el futuro se hacen conociendo el pasado , lamentablemente fuera de los "zarpasos del puma " no he tenido la ocasion de leer mas libros de esa tremenda periodista llamada Patricia Verdugo , y ahoar no tengo los medios para comprarlos , si me indicaran donde encontrarlos para leerlos en linea o poder bajarlos , les quedaria muy agradecida .

Responder

El común de los chilenos - yo entre ellos - no pudimos agradecerle. Lei su libro Bucarest 187, en el cual cuenta como la Dictadura de Pinochet asesinó a su padre, en medio del llanto de desconsuelo por ver lo que somos capaces de hacer los seres humanios.

Quien hará la biografía de esta mujer tan valiente?

No sé si está autorizado o no, pero creo que no se deben poner trabas al conocimineto de sus libros. En esta página bajé en PDF "LOS ZARPAZOS DEL PUMA"

http://www.antronio.com/f160/patricia-verdugo-zarpazos-del-puma-385015/#hR6c0SxMIPat

Bájenlo y lloren. Como dijo Pablo Neruda. "Dejenme llorar... siglos estelares....."

Responder

Alejandra:

Te felicito por tu trayectoria, porque eres inteligente y valiente, porque tienes claro el aporte que te corresponde hacer a esta sociedad chilena ....  y en eso trabajas constantemente.

Parte de tí es una maravillosa semilla que nos dejó Patricia y que día a día germina con fuerza, con valentía. Otra parte de tí, es la periodista jóven, idealista, original, con ganas de mejorar este país.

Responder

Llevo años buscando este libro y no lo consigo. Puede ser usado. No lo encontré en mi visita a Santiago ni en Buenos Aires. Por favor dejenme saber la forma de hacermelo llegar a Puerto Rico. He leido otros libros de Patricia asi como de Monica Gonzalez (creo asi es su nombre). Gracias.

Responder


Hay un amigo que quiere entregarte una información.

 

Elizabeth


Responder



que bueno, que encuentro un comentario sobre Patricia Verdugo,por estos días leo y busco aquellos libros que refrescan la memoria de lo que muchos oímos, vimos o fuimos testigos, de un Chile. que me atrevo a calificar de escalofriante.

 Con una amiga reflexionábamos como Chile reaccionó con tanto sentimiento por la partida de un periodista deportivo (QEPD) y lo poco que se difundió la partida de una grande del periodismo(QEPD), como fue Patricia Verdugo, por ella hasta los que no creían tuvieron que creer en los horrores del gobierno militar.(Los zarpazos del Puma)

El mejor homenaje para ella, es leer, leer, leer y leer mucho para siquiera entender que ciertos valores como el respeto hacia el otro es sagrado,máxime si viene del Estado a quienes hemos confiado el rol de guardaespaldas de nuestros derechos ante la justicia, ante la seguridad, ante la educación,ante la salud etc. etc. Creo que tu trabajo sobre la justicia fue en esa línea, ojalá sigas escribiendo y sigas la huella de esta mujer que consigue que uno cuando empieza a leer uno de sus libros, no lo suelte hasta que lo termina.

Acabo de terminar de leer quemados vivos, tuve que buscar por las librerías de san diego, y pagar un precio de libro nuevo, por uno usado y la verdad, aunque me dio mucha pena el libro, su lectura valió la pena.

soy fanática del periodismo investigativo contemporáneo, así que ojalá te animes a escribir algo en el futuro. suerte.

Responder

Hola Alejandra,

    Escribo con la simple intención de felicitarte por tu trabajo, por tu trayectoria y tus notables reconocimientos. Te leo siemte en The Clinic y debo reconocer que eres gran parte del motivo por el cual compro el pasquín.  Ahora espero poder leer alguno de tus libros, para los cuales deberé juntar algo de dinero, ya que no quiero adquirirlo de manera tranfuga (llámese piratería), entenderas que para un joven de 19 años que está mas interesado en leer o cosas así, que en trabajar, se le hace un poco mas dificil, jaja!

     Mucha suerte y sigue así.

                       Nicolás Díaz.

Responder



Hola Alejandra… Ahora que estoy descansando en mi casa he tenido más tiempo para visitar este sitio. Me parece muy estimulante que estés presente en el ciberespacio. Acá me encuentro chocheando con Santiago Alonso… mientras unos se van… otros llegan a llenar el vacio (o tratan al menos). Deseo de todo corazón que tu bb avance muy bien en todo… toy ansioso esperando la mejor noticia que podrás dar en mucho tiempo… ser madre.

Un beso y abrazo de este cesante ilustrado… uno más de este país.

Y repito… felicitaciones 

Alfonso Gálvez 

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar