Un poco de hipocresía develada en Día de la Mujer

Día Internacional de la Mujer. Los restaurantes no dan abasto. Flores de regalo. Mensajes publicitarios. Saludos de la Caja de Compensación en el email. Pero hace apenas unos días fui al Banco de Chile a abrir una cuenta de ahorro para mi hijo, pues allí tengo mi cuenta corriente. (Me la abrió el propio Banco Edwards cuando me titulé de periodista en la Universidad Católica, seguramente como un acto de fe en mi futuro esplendor por haber estudiado allí). En fin. Primera sorpresa, la ejecutiva que me atendió se sorprendió pues en esa sucursal no se abría una cuenta de ahorro desde el año 2008. No digo dónde fue para no echarla al agua, pero me confidendió que las cuentas de ahorro son en realidad un cacho para el banco. Tienen los letreros de rigor ofreciento los distintos tipos, pero prefieren que los clientes hagan otras cosas con su dinero y, en el fondo, fondo, sólo quieren endeudarnos. Reality check, los bancos ya no hacen negocio con el ahorro. Ahí mismo me enteré que, de hecho, en nuestro clásico BancoEstado ya no se abren nuevas cuentas de ahorro. Sólo se administran las de los viejos porfiados que mantienen sus libretas y que todavía, milagrosamente, no se han gastado la plata.

¿Y qué tiene que ver esto con el Día de la Mujer? Que aquella ejecutiva debió confesarme que además, la regla del banco es que las mujeres NO PUEDEN ABRIR CUENTAS EN NOMBRE DE SUS HIJOS. No pues. Tiene que ser el padre. No importa la condición civil, si uno tiene ingresos que lo justifiquen, ni si el marido ni siquiera tiene su cuenta en ese banco (como es mi caso). En el Banco de Chile sólo los hombres pueden administrar el dinero de los hijos. Las dos estuvimos de acuerdo que esta discriminación odiosa no tiene ningún sentido en un país que hasta tuvo una mujer Presidenta. Ella cree que el Banco se basa en alguna ley. A mí me huele que no, pero no lo sé. Lo que sí sé es que es ilegítima. Al fin de cuentas, Beto abrió la cuenta por nuestro hijo, después de firmar una tonelada de papeles que la ejecutiva tuvo que rastrear en su computador. Yo ni siquiera podré hacer transferencias electrónicas a esa cuenta. Lo único que me está permitido es darle el dinero a mi marido para que él lo deposite.

Por un lado, nos sentimos como dinosaurios tratando de ahorrar en un país embriagado de deudas. Por el otro, como marcianos por pensar que la mujer tenía igualdad de derechos con el hombre.

|

Comentarios

Estimada Alejandra:

He leido el libros , Doña lucía.Seguro tendrá una tercera edición  y por lo mismo quiero hacer una pequeña precisión: el nombre de ex senador DC, señalado en la Página   n° 92 ,   no es jaime Carmona sino Juan de Dios Carmona.

Con atentos saludos.

Osvaldo Badenier B.

Responder

Alejandra, es una burrada lo que estás denunciando.
¿Cómo no eres capaz de distinguir que la condición de que el padre sea el único que puede abrir una cuenta de ahorro a un hijo es sólo una traba más para impedir abrirla?
Nosotras, las mujeres, no tenemos problemas en exigir cualquier estupidez sin que nos arruguemos por ello. Pero para un hombre siempre le será más difícil faltar al trabajo para abrir una CUENTA DE AHORRO, es decir, no puedes confundir las cosas a ese nivel, mujer, piensa un poco.
Aún no leo ningún libro tuyo, igual debe ser interesante, pero por las cosas que escribes en esta página me daría lata gastar plata en un libro que me deje más molesta contigo que con las personas que pretendes denunciar.
Eso, y no creas que porque seas mujer todas las mujeres te vamos a apoyar y encontrar todo bueno sólo por el hecho de ser mujer. Esa época ya pasó y da pié para que los hombres nos vean como turba poco objetivas. 

Responder

Sra. Berta, Ud. quiso decir...¿Quéeee...?

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar